Las auroras boreales y australes no son solo para la Tierra

Las auroras boreales y australes no son solo para la Tierra

De vez en cuando, el Sol expulsa un mont√≥n de plasma en forma de eyecci√≥n de masa coronal, a veces al mismo tiempo que una llamarada solar. Estos arrebatos son parte de lo que hace que vivir con una estrella como el Sol sea tan emocionante. Si ese material simplemente volviera a caer en el Sol, tendr√≠amos excelentes vistas de los filamentos arqueados que drenan su material hacia la superficie solar. Pero no siempre se quedan. El material sale del Sol con el viento solar (una corriente de part√≠culas cargadas que se mueve unos cientos de kil√≥metros por segundo (ya veces m√°s r√°pido)). Finalmente llega a la Tierra y a los otros planetas, y cuando lo hace, interact√ļa con los campos magn√©ticos de los planetas (y lunas, como Io, Europa y Gan√≠medes ).

Cuando el viento solar golpea un mundo con un campo magnético, se crean poderosas corrientes eléctricas  que pueden tener efectos interesantes, especialmente en la Tierra . Las partículas cargadas chisporrotean en la atmósfera superior (llamada ionosfera) y el resultado es un fenómeno llamado clima espacial . Los efectos del clima espacial pueden ser tan hermosos como una exhibición de luces del norte y del sur y (en la Tierra) tan mortales como un corte de energía, fallas de comunicaciones y amenazas para los humanos que trabajan en el espacio. Curiosamente, Venus experimenta tormentas aurorales, a pesar de que el planeta no tiene su propio campo magnético. En este caso, las partículas del viento solar golpean la atmósfera superior del planeta y las interacciones impulsadas por la energía hacen que los gases brillen.

Estas tormentas tambi√©n se han visto en J√ļpiter y Saturno (particularmente cuando las luces del norte y del sur emiten una fuerte radiaci√≥n ultravioleta de las regiones polares de esos planetas). Y se sabe que ocurren en Marte. De hecho, la misi√≥n MAVEN en Marte midi√≥ una tormenta auroral de gran alcance en el Planeta Rojo, que la nave espacial comenz√≥ a detectar alrededor de la Navidad de 2014. El resplandor no estaba en luz visible, como la que ver√≠amos aqu√≠ en la Tierra, sino en el ultravioleta. Se vio en el hemisferio norte marciano y pareci√≥ extenderse profundamente en la atm√≥sfera. O

En la Tierra, las perturbaciones de las auroras ocurren típicamente entre 60 y 90 kilómetros de altura. Las auroras marcianas fueron causadas por partículas cargadas del Sol que golpearon la atmósfera superior y energizaron átomos de gas allí. Esa no era la primera vez que se veían auroras en Marte. En agosto de 2004, el orbitador Mars Express detectó una tormenta auroral en curso sobre una región de Marte llamada Terra Cimmeria. Mars Global Surveyor encontró evidencia de una anomalía magnética en la corteza del planeta en la misma región. La aurora probablemente fue causada por partículas cargadas que se movían a lo largo de líneas de campo magnético en el área, lo que a su vez provocó que los gases atmosféricos se energizaran.

Se sabe que Saturno tiene auroras deportivas, al igual que el planeta J√ļpiter . Ambos planetas tienen campos magn√©ticos muy fuertes, por lo que su existencia no es ninguna sorpresa. Los de Saturno son brillantes en el espectro de luz ultravioleta, visible e infrarrojo cercano y los astr√≥nomos generalmente los ven como c√≠rculos brillantes de luz sobre los polos. Como las auroras de Saturno, las tormentas aurorales de J√ļpiter son visibles alrededor de los polos y son muy frecuentes. Son bastante complejos y lucen peque√Īos puntos brillantes que corresponden a interacciones con las lunas Iio, Gan√≠medes y Europa.

Las auroras no se limitan a los gigantes del gas más grandes. Resulta que Urano y Neptuno también tienen estas mismas tormentas causadas por interacciones con el viento solar. Son detectables con instrumentos a bordo del telescopio espacial Hubble. 

La existencia de auroras en otros mundos brinda a los científicos planetarios la oportunidad de estudiar los campos magnéticos en esos mundos (si existen) y de rastrear la interacción entre el viento solar y esos campos y atmósferas. Como resultado de este trabajo, están obteniendo una mejor comprensión del interior de esos mundos, las complejidades de sus atmósferas y sus magnetosferas.



Continuar Leyendo >

Articulos relacionados a la energia