¬ŅQu√© es la leyenda de El Dorado?

¬ŅQu√© es la leyenda de El Dorado?

El Dorado era una ciudad m√≠tica supuestamente ubicada en alg√ļn lugar del interior inexplorado de Am√©rica del Sur. Se dec√≠a que era inimaginablemente rico, con historias fant√°sticas sobre calles pavimentadas con oro, templos dorados y ricas minas de oro y plata. Entre 1530 y 1650 aproximadamente, miles de europeos buscaron El Dorado en las selvas, llanuras, monta√Īas y r√≠os de Am√©rica del Sur , y muchos de ellos perdieron la vida en el proceso. El Dorado nunca existi√≥ excepto en la imaginaci√≥n febril de estos buscadores, por lo que nunca se encontr√≥.

 

Oro azteca e inca

El mito de El Dorado tiene sus ra√≠ces en las vastas fortunas descubiertas en M√©xico y Per√ļ. En 1519, Hern√°n Cort√©s captur√≥ al emperador Moctezuma y saque√≥ el poderoso Imperio Azteca, arrebat√°ndose miles de libras de oro y plata y haciendo ricos a los conquistadores que lo acompa√Īaban. En 1533, Francisco Pizarro descubri√≥ el Imperio Inca en los Andes de Am√©rica del Sur. Tomando una p√°gina del libro de Cort√©s, Pizarro captur√≥ al emperador Inca Atahualpa y lo retuvo para pedir rescate, ganando otra fortuna en el proceso. Las culturas menores del Nuevo Mundo, como la maya en Am√©rica Central y la muisca en la actual Colombia, produjeron tesoros m√°s peque√Īos (pero a√ļn significativos).

 

Aspirantes a conquistadores

Las historias de estas fortunas circularon por Europa y pronto miles de aventureros de toda Europa se dirigieron al Nuevo Mundo, con la esperanza de ser parte de la pr√≥xima expedici√≥n. La mayor√≠a (pero no todos) eran espa√Īoles. Estos aventureros ten√≠an poca o ninguna fortuna personal, pero una gran ambici√≥n: la mayor√≠a ten√≠a algo de experiencia luchando en las muchas guerras de Europa. Eran hombres violentos y despiadados que no ten√≠an nada que perder: se har√≠an ricos con el oro del Nuevo Mundo o morir√≠an en el intento. Pronto los puertos se inundaron con estos aspirantes a conquistadores, que formaban grandes expediciones y part√≠an hacia el interior desconocido de Am√©rica del Sur, a menudo siguiendo los m√°s vagos rumores de oro.

 

El nacimiento de El Dorado

Hab√≠a una pizca de verdad en el mito de El Dorado. El pueblo muisca de Cundinamarca (actual Colombia) ten√≠a una tradici√≥n: los reyes se cubr√≠an con una savia pegajosa antes de cubrirse con polvo de oro. El rey luego tomar√≠a una canoa hasta el centro del lago Guatavit√° y, ante los ojos de miles de sus s√ļbditos que miraban desde la orilla, saltar√≠a al lago, emergiendo limpio. Entonces, comenzar√≠a un gran festival. Esta tradici√≥n hab√≠a sido descuidada por los muisca en el momento de su descubrimiento por los espa√Īoles en 1537, pero no antes de que la noticia llegara a o√≠dos codiciosos de los intrusos europeos en ciudades de todo el continente. "El Dorado", de hecho, significa "el dorado": el t√©rmino al principio se refer√≠a a un individuo, el rey que se cubr√≠a de oro. Seg√ļn algunas fuentes,.

 

Evolución del mito

Despu√©s de la conquista de la meseta de Cundinamarca, los espa√Īoles dragaron el lago Guatavit√° en busca del oro de El Dorado. De hecho, se encontr√≥ algo de oro, pero no tanto como esperaban los espa√Īoles. Por lo tanto, razonaron con optimismo, el muisca no debe ser el verdadero reino de El Dorado y a√ļn debe estar en alguna parte. Expediciones, compuestas tanto por reci√©n llegados de Europa como por veteranos de la conquista, partieron en todas direcciones para buscarlo. La leyenda creci√≥ a medida que los conquistadores analfabetos pasaban la leyenda de boca en boca de uno a otro: El Dorado no era simplemente un rey, sino una ciudad rica hecha de oro, con la riqueza suficiente para que mil hombres se hicieran ricos para siempre.

 

La b√ļsqueda

Entre 1530 y 1650 aproximadamente, miles de hombres hicieron decenas de incursiones en el interior no cartografiado de Am√©rica del Sur. Una expedici√≥n t√≠pica fue algo as√≠. En una ciudad costera espa√Īola en el continente sudamericano, como Santa Marta o Coro, un individuo carism√°tico e influyente anunciar√≠a una expedici√≥n. En cualquier lugar de cien a setecientos europeos, la mayor√≠a espa√Īoles se apuntaban, trayendo su propia armadura, armas y caballos (si ten√≠as un caballo, obten√≠as una mayor parte del tesoro). La expedici√≥n obligar√≠a a los nativos a llevar el equipo m√°s pesado, y algunos de los mejor planificados llevar√≠an ganado (generalmente cerdos) para sacrificar y comer en el camino. Siempre se llevaban perros de pelea, ya que eran √ļtiles para luchar contra nativos belicosos. Los l√≠deres sol√≠an pedir prestado mucho dinero para comprar suministros.

Despu√©s de un par de meses, estaban listos para comenzar. La expedici√≥n se pondr√≠a en marcha, aparentemente en cualquier direcci√≥n. Se quedar√≠an fuera durante un per√≠odo de tiempo desde un par de meses hasta cuatro a√Īos, buscando llanuras, monta√Īas, r√≠os y selvas. Se encontrar√≠an con nativos en el camino: a estos los torturar√≠an o har√≠an con regalos para obtener informaci√≥n sobre d√≥nde pod√≠an encontrar oro. Casi invariablemente, los nativos se√Īalaron en alguna direcci√≥n y dijeron alguna variaci√≥n de "nuestros vecinos en esa direcci√≥n tienen el oro que buscas". Los nativos hab√≠an aprendido r√°pidamente que la mejor manera de deshacerse de estos hombres rudos y violentos era decirles lo que quer√≠an escuchar y enviarlos en su camino.

Mientras tanto, las enfermedades, la deserci√≥n y los ataques de los nativos reducir√≠an la expedici√≥n. Sin embargo, las expediciones demostraron ser sorprendentemente resistentes, enfrentando pantanos infestados de mosquitos, hordas de nativos enojados, calor abrasador en las llanuras, r√≠os inundados y pasos de monta√Īa helados. Eventualmente, cuando su n√ļmero era demasiado bajo (o cuando el l√≠der muri√≥), la expedici√≥n se rendir√≠a y regresar√≠a a casa.

 

Los buscadores de esta ciudad perdida de oro

A lo largo de los a√Īos, muchos hombres buscaron en Am√©rica del Sur la legendaria ciudad perdida del oro. En el mejor de los casos, fueron exploradores improvisados, que trataron a los nativos que encontraron de manera relativamente justa y ayudaron a cartografiar el interior desconocido de Am√©rica del Sur. En el peor de los casos, eran carniceros codiciosos y obsesionados que se abr√≠an camino tortur√°ndolos a trav√©s de las poblaciones nativas, matando a miles en su infructuosa b√ļsqueda. √Čstos son algunos de los buscadores m√°s distinguidos de El Dorado:

    • Gonzalo Pizarro y¬† Francisco de Orellana : En 1541,¬† Gonzalo Pizarro , hermano de Francisco Pizarro, encabez√≥ una expedici√≥n al este desde Quito. Despu√©s de unos meses, envi√≥ a su lugarteniente Francisco de Orellana en busca de provisiones: Orellana y sus hombres en¬† cambio encontraron el r√≠o Amazonas , que siguieron hasta el Oc√©ano Atl√°ntico.
    • Gonzalo Jim√©nez de Quesada: Quesada parti√≥ de Santa Marta con 700 hombres en 1536: a principios de 1537 llegaron a la meseta de Cundinamarca, hogar del pueblo muisca, que r√°pidamente conquistaron. La expedici√≥n de Quesada fue la que realmente encontr√≥ El Dorado, aunque los codiciosos conquistadores de la √©poca se negaron a admitir que las mediocres tomas del Muisca eran el cumplimiento de la leyenda y siguieron buscando.
    • Ambrosius Ehinger: Ehinger era alem√°n: en ese momento, parte de Venezuela estaba administrada por alemanes. Parti√≥ en 1529 y nuevamente en 1531 y dirigi√≥ dos de las expediciones m√°s crueles: sus hombres torturaron a los nativos y saquearon sus aldeas sin descanso. Fue asesinado por nativos en 1533 y sus hombres se fueron a casa.
 
  • Lope de Aguirre : Aguirre fue soldado de la expedici√≥n de Pedro de Urs√ļa de 1559 que parti√≥ de Per√ļ. Aguirre, un psic√≥tico paranoico, pronto volvi√≥ a los hombres contra Urs√ļa, quien fue asesinado. Aguirre finalmente se hizo cargo de la expedici√≥n y comenz√≥ un reinado de terror, ordenando el asesinato de muchos de los exploradores originales y capturando y aterrorizando a la Isla de Margarita. Fue asesinado por soldados espa√Īoles.
  • Sir Walter Raleigh: este legendario cortesano isabelino es recordado como el hombre que introdujo las patatas y el tabaco en Europa y por su patrocinio de la condenada colonia de Roanoke¬† en Virginia . Pero tambi√©n fue un buscador de El Dorado: pens√≥ que estaba en las tierras altas de Guyana e hizo dos viajes all√≠:¬† uno en 1595 ¬†y otro en 1617. Tras el fracaso de la segunda expedici√≥n, Raleigh fue ejecutado en Inglaterra.
 

¬ŅFue encontrado alguna vez?

Entonces, ¬Ņse encontr√≥ El Dorado? Algo as√≠ como. Los¬† conquistadores ¬†siguieron los relatos de El Dorado hasta Cundinamarca, pero se negaron a creer que hab√≠an encontrado la m√≠tica ciudad, por lo que siguieron buscando. Los espa√Īoles no lo sab√≠an, pero la civilizaci√≥n muisca fue la √ļltima gran cultura nativa con alguna riqueza. El Dorado que buscaron despu√©s de 1537 no exist√≠a. A√ļn as√≠, buscaron y registraron: docenas de expediciones que conten√≠an miles de hombres recorrieron Am√©rica del Sur hasta alrededor de 1800 cuando¬† Alexander Von Humboldt ¬†visit√≥ Am√©rica del Sur y concluy√≥ que El Dorado hab√≠a sido un mito desde el principio.

Hoy en d√≠a puedes encontrar El Dorado en un mapa, aunque no es el que buscaban los espa√Īoles. Hay pueblos llamados El Dorado en varios pa√≠ses, incluidos Venezuela, M√©xico y Canad√°. En los Estados Unidos hay no menos de trece pueblos llamados El Dorado (o Eldorado). Encontrar El Dorado es m√°s f√°cil que nunca ... pero no espere calles pavimentadas con oro.

La leyenda de El Dorado ha demostrado ser resistente. La noción de una ciudad perdida de oro y los hombres desesperados que la buscan es demasiado romántica para que escritores y artistas se resistan. Se han escrito innumerables canciones, libros de cuentos y poemas (incluido uno de Edgar Allen Poe) sobre el tema. Incluso hay un superhéroe llamado El Dorado. Los cineastas, en particular, han estado fascinados con la leyenda: tan recientemente como en 2010 se hizo una película sobre un académico moderno que encuentra pistas sobre la ciudad perdida de El Dorado: sobreviene la acción y los tiroteos.



Continuar Leyendo >

Articulos relacionados a la energia