¬ŅQu√© es la teor√≠a del apego? Definici√≥n y etapas

¬ŅQu√© es la teor√≠a del apego? Definici√≥n y etapas

El apego describe los lazos profundos y duraderos que se forman entre dos personas. John Bowlby originó la teoría del apego para explicar cómo se forman estos vínculos entre un bebé y un cuidador, y Mary Ainsworth más tarde amplió sus ideas. Desde que se introdujo inicialmente, la teoría del apego se ha convertido en una de las teorías más conocidas e influyentes en el campo de la psicología.

Conclusiones clave: teoría del apego

  • El apego es un v√≠nculo emocional profundo que se forma entre dos personas.
  • Seg√ļn el psic√≥logo John Bowlby, en el contexto de la evoluci√≥n, las conductas de apego de los ni√Īos evolucionaron para asegurarse de que pudieran permanecer con √©xito bajo la protecci√≥n de sus cuidadores para poder sobrevivir.
  • Bowlby especific√≥ cuatro fases del desarrollo del apego entre el ni√Īo y el cuidador: 0-3 meses, 3-6 meses, 6 meses a 3 a√Īos y 3 a√Īos hasta el final de la ni√Īez.
  • Ampliando las ideas de Bowlby, Mary Ainsworth se√Īal√≥ tres patrones de apego: apego seguro, apego evitativo y apego resistente. Posteriormente se a√Īadi√≥ un cuarto estilo de apego, apego desorganizado.
 

Orígenes de la teoría del apego

Mientras trabajaba con ni√Īos inadaptados y delincuentes en la d√©cada de 1930, el psic√≥logo John Bowlby not√≥ que estos ni√Īos ten√≠an problemas para establecer relaciones cercanas con los dem√°s. Mir√≥ las historias familiares de los ni√Īos y not√≥ que muchos de ellos hab√≠an sufrido trastornos en su vida familiar a una edad temprana. Bowlby lleg√≥ a la conclusi√≥n de que el v√≠nculo emocional temprano que se establece entre un padre y su hijo es clave para un desarrollo saludable. Como resultado, los desaf√≠os a ese v√≠nculo podr√≠an tener consecuencias que afectar√≠an al ni√Īo durante toda su vida. Bowlby profundiz√≥ en una serie de perspectivas para desarrollar sus ideas, incluida la teor√≠a psicodin√°mica, psicolog√≠a cognitiva y del desarrollo, y etolog√≠a (la ciencia del comportamiento humano y animal dentro del contexto de la evoluci√≥n). El resultado de su trabajo fue la teor√≠a del apego.

En ese momento, se creía que los bebés se apegaban a sus cuidadores porque alimentaban al bebé. Esta perspectiva conductista vio el apego como un comportamiento aprendido.

Bowlby ofreci√≥ una perspectiva diferente. Dijo que el desarrollo humano debe entenderse en el contexto de la evoluci√≥n . Los beb√©s sobrevivieron a lo largo de gran parte de la historia de la humanidad asegur√°ndose de que permanecieran cerca de los cuidadores adultos. Los comportamientos de apego de los ni√Īos evolucionaron para asegurarse de que el ni√Īo pudiera permanecer exitosamente bajo la protecci√≥n de sus cuidadores. En consecuencia, los gestos, sonidos y otras se√Īales que emiten los beb√©s para atraer la atenci√≥n de los adultos y mantener el contacto con ellos son adaptativos.

 

Fases del apego

Bowlby especific√≥ cuatro fases durante las cuales los ni√Īos desarrollan apego a sus cuidadores.

Fase 1: desde el nacimiento hasta los 3 meses

Desde el momento en que nacen, los beb√©s muestran preferencia por mirar rostros humanos y escuchar voces humanas. Durante los primeros dos o tres meses de vida, los beb√©s responden a las personas pero no distinguen entre ellos. Alrededor de las 6 semanas, la visi√≥n de rostros humanos provocar√° sonrisas sociales, en las que los beb√©s sonreir√°n felizmente y har√°n contacto visual. Si bien el beb√© sonreir√° ante cualquier rostro que aparezca en su l√≠nea de visi√≥n, Bowlby sugiri√≥ que la sonrisa social aumenta las posibilidades de que el cuidador responda con una atenci√≥n amorosa, promoviendo el apego. El beb√© tambi√©n fomenta el apego con los cuidadores a trav√©s de comportamientos como balbucear, llorar, agarrar y chupar. Cada comportamiento acerca al beb√© a un contacto m√°s cercano con el cuidador y promueve a√ļn m√°s el v√≠nculo y la inversi√≥n emocional.

Fase 2: De 3 a 6 meses

Cuando los beb√©s tienen aproximadamente 3 meses de edad, comienzan a diferenciar entre las personas y comienzan a reservar sus comportamientos de apego para las personas que prefieren. Si bien sonreir√°n y balbucear√°n a las personas que reconocen, no har√°n m√°s que mirar a un extra√Īo. Si lloran, sus personas favoritas podr√°n consolarlos mejor. Las preferencias de los beb√©s se limitan a dos o tres individuos y generalmente favorecen a una persona en particular. Bowlby y otros investigadores del apego a menudo asumieron que esta persona ser√≠a la madre del beb√©, pero podr√≠a ser cualquier persona que respondiera con m√°s √©xito y tuviera las interacciones m√°s positivas con el beb√©.

Fase 3: de 6 meses a 3 a√Īos

Aproximadamente a los 6 meses, la preferencia de los beb√©s por un individuo espec√≠fico se vuelve m√°s intensa, y cuando ese individuo sale de la habitaci√≥n, los beb√©s tendr√°n ansiedad por separaci√≥n. Una vez que los beb√©s aprendan a gatear, tambi√©n intentar√°n seguir activamente a su persona favorita. Cuando este individuo regrese despu√©s de un per√≠odo de ausencia, los beb√©s lo recibir√°n con entusiasmo. A partir de los 7 u 8 meses, los beb√©s tambi√©n comenzar√°n a temer a los extra√Īos. Esto puede manifestarse como cualquier cosa, desde un poco de precauci√≥n adicional en presencia de un extra√Īo hasta llorar al ver a alguien nuevo, especialmente en una situaci√≥n desconocida. Para cuando los beb√©s cumplen un a√Īo, han desarrollado un modelo funcional de su persona favorita, incluido qu√© tan bien responden al ni√Īo.

Fase 4: Desde los 3 a√Īos hasta el final de la ni√Īez

Bowlby no tuvo mucho que decir sobre la cuarta etapa del apego o la forma en que los apegos continuaron impactando a las personas despu√©s de la ni√Īez. Sin embargo, observ√≥ que alrededor de los 3 a√Īos, los ni√Īos comienzan a comprender que sus cuidadores tienen metas y planes propios. Como resultado, el ni√Īo se preocupa menos cuando el cuidador se va por un per√≠odo de tiempo.

 

La extra√Īa situaci√≥n y los patrones del apego infantil

Despu√©s de mudarse a Inglaterra en la d√©cada de 1950, Mary Ainsworth se convirti√≥ en asistente de investigaci√≥n y colaboradora a largo plazo de John Bowlby. Si bien Bowlby hab√≠a observado que los ni√Īos exhib√≠an diferencias individuales en el apego , fue Ainsworth quien llev√≥ a cabo la investigaci√≥n sobre las separaciones entre padres e hijos que estableci√≥ una mejor comprensi√≥n de estas diferencias individuales. El m√©todo que Ainsworth y sus colegas desarrollaron para evaluar estas diferencias en los ni√Īos de un a√Īo se denomin√≥ "Situaci√≥n extra√Īa".

The Strange Situation consta de dos breves escenarios en un laboratorio en el que un cuidador deja al beb√©. En el primer escenario, el beb√© se queda con un extra√Īo. En el segundo escenario, el beb√© se queda solo brevemente y luego se une al extra√Īo. Cada separaci√≥n entre el cuidador y el ni√Īo dur√≥ aproximadamente tres minutos.

Las observaciones de Ainsworth y sus colegas sobre la situaci√≥n extra√Īa los llevaron a identificar tres patrones diferentes de apego. Posteriormente se agreg√≥ un cuarto estilo de apego basado en los hallazgos de investigaciones posteriores.

Los cuatro patrones de apego son:

    • Apego seguro: los beb√©s que tienen un apego seguro utilizan a su cuidador como una base segura desde la cual explorar el mundo. Se aventurar√°n a explorar lejos del cuidador, pero si est√°n asustados o necesitan tranquilidad, regresar√°n. Si el cuidador se marcha, se enojar√°n al igual que todos los beb√©s. Sin embargo, estos ni√Īos conf√≠an en que su cuidador regresar√°. Cuando eso suceda, saludar√°n al cuidador con alegr√≠a.
    • Apego por evitaci√≥n : Los ni√Īos que exhiben un apego por evitaci√≥n son inseguros en su apego al cuidador. Los ni√Īos que evitan el apego no se angustiar√°n demasiado cuando su cuidador se vaya y, a su regreso, el ni√Īo evitar√° deliberadamente al cuidador.
    • Apego resistente : El apego resistente es otra forma de apego inseguro. Estos ni√Īos se enojan mucho cuando los padres se van. Sin embargo, cuando el cuidador regresa, su comportamiento ser√° inconsistente. Inicialmente, pueden parecer felices de ver al cuidador solo para volverse resistentes si el cuidador intenta levantarlos. Estos ni√Īos a menudo responden con enojo al cuidador; sin embargo, tambi√©n muestran momentos de evitaci√≥n.
 
  • Apego desorganizado: El patr√≥n de apego final lo muestran con mayor frecuencia los ni√Īos que han sido objeto de abuso, negligencia u otras pr√°cticas de crianza inconsistentes. Los ni√Īos con un estilo de apego desorganizado parecen estar desorientados o confundidos cuando su cuidador est√° presente. Parecen ver al cuidador como una fuente tanto de consuelo como de miedo, lo que lleva a comportamientos desorganizados y conflictivos.

Las investigaciones han demostrado que los estilos de apego tempranos tienen consecuencias que repercuten por el resto de la vida de un individuo. Por ejemplo, alguien con un estilo de apego seguro en la infancia tendr√° una mejor autoestima a medida que crezca y podr√° formar relaciones s√≥lidas y saludables en la edad adulta. Por otro lado, aquellos con un estilo de apego evitativo cuando ni√Īos pueden ser incapaces de involucrarse emocionalmente en sus relaciones y tener dificultades para compartir sus pensamientos y sentimientos con los dem√°s. De manera similar, aquellos que ten√≠an un estilo de apego resistente cuando ten√≠an un a√Īo tienen dificultades para entablar relaciones con los dem√°s cuando son adultos y, cuando lo hacen, a menudo se preguntan si sus parejas los aman de verdad.

 

Institucionalización y Separación

La necesidad de formar v√≠nculos a temprana edad tiene serias implicaciones para los ni√Īos que crecen en instituciones o est√°n separados.de sus padres cuando eran j√≥venes. Bowlby observ√≥ que los ni√Īos que crecen en instituciones a menudo no forman un v√≠nculo con ning√ļn adulto. Si bien se atienden sus necesidades f√≠sicas, debido a que sus necesidades emocionales no se satisfacen, no se vinculan con nadie cuando son beb√©s y luego parecen incapaces de formar relaciones amorosas cuando crecen. Algunas investigaciones han sugerido que las intervenciones terap√©uticas podr√≠an ayudar a compensar los d√©ficits que experimentaron estos ni√Īos. Sin embargo, otros eventos han demostrado que los ni√Īos que no han desarrollado apegos cuando eran beb√©s contin√ļan sufriendo problemas emocionales. A√ļn se requieren m√°s investigaciones sobre este tema; sin embargo, de una forma u otra, parece claro que el desarrollo se desarrolla mejor si los ni√Īos pueden vincularse con un cuidador en sus primeros a√Īos de vida.

La separaci√≥n de las figuras de apego en la infancia tambi√©n puede provocar problemas emocionales. En la d√©cada de 1950, Bowlby y James Robertson descubrieron que cuando los ni√Īos eran separados de sus padres durante estad√≠as prolongadas en el hospital, una pr√°ctica com√ļn en ese momento, provocaba mucho sufrimiento para el ni√Īo. Si los ni√Īos se manten√≠an alejados de sus padres durante demasiado tiempo, parec√≠an dejar de confiar en las personas y, al igual que los ni√Īos institucionalizados, ya no pod√≠an establecer relaciones cercanas. Afortunadamente, el trabajo de Bowlby result√≥ en m√°s hospitales que permitieron a los padres quedarse con sus hijos peque√Īos.

 

Implicaciones para la crianza de los hijos

El trabajo de Bowlby y Ainsworth sobre el apego sugiere que los padres deber√≠an ver a sus beb√©s completamente equipados para se√Īalar lo que necesitan. Por eso, cuando los beb√©s lloran, sonr√≠en o balbucean, los padres deben seguir sus instintos y responder. Los ni√Īos con padres que responden prontamente a sus se√Īales con cuidado tienden a tener un apego seguro cuando cumplen un a√Īo. Esto no significa que los padres deban tomar la iniciativa de acudir al ni√Īo cuando el ni√Īo no ha se√Īalado. Si el padre insiste en atender al ni√Īo, ya sea que el beb√© est√© indicando su deseo de atenci√≥n o no, Bowlby dijo que el ni√Īo puede estropearse. Bowlby y Ainsworth sintieron, en cambio, que los cuidadores simplemente deber√≠an estar disponibles mientras dejan que su hijo persiga sus propios intereses y exploraciones independientes.

 

Fuentes

  • Cereza, Kendra. "Bowlby & Ainsworth: ¬ŅQu√© es la teor√≠a del apego?" Verywell Mind , 21 de septiembre de 2019. #
  • Cereza, Kendra. ‚ÄúLos diferentes tipos de estilos de apego‚ÄĚ Verywell Mind , 24 de junio de 2019. #
  • Crain, William. Teor√≠as del desarrollo: conceptos y aplicaciones. 5¬™ ed., Pearson Prentice Hall. 2005.
  • Fraley, R. Chris y Phillip R. Shaver. "La teor√≠a del apego y su lugar en la teor√≠a y la investigaci√≥n de la personalidad contempor√°nea". Handbook of Personality: Theory and Research, 3ra ed., Editado por Oliver P. John, Richard W. Robins y Lawrence A. Pervin, The Guilford Press, 2008, p√°gs. 518-541.
  • McAdams, Dan. La persona: una introducci√≥n a la ciencia de la psicolog√≠a de la personalidad . 5a ed., Wiley, 2008.
  • McLeod, Saul. "Teor√≠a de apego." Simply Psychology , 5 de febrero de 2017. #


Continuar Leyendo >

Articulos relacionados a la energia