Zapata, Díaz, Madero y el inicio de la Revolución Mexicana

Zapata, Díaz, Madero y el inicio de la Revolución Mexicana

Emiliano Zapata tiene la distinci√≥n de ser el primero de las grandes figuras de la Revoluci√≥n Mexicana en salir al campo. En 1910, cuando Francisco Madero fue enga√Īado en una elecci√≥n nacional, huy√≥ a Estados Unidos y llam√≥ a la revoluci√≥n. En el norte seco y polvoriento, su llamado fue respondido por el oportunista arriero Pascual Orozco y el bandido Pancho Villa , quienes pusieron grandes ej√©rcitos en el campo. En el sur, la llamada de Madero fue respondida por Zapata, quien ya ven√≠a luchando contra terratenientes ricos desde 1909.

 

El Tigre de Morelos

Zapata fue una figura importante en Morelos. Hab√≠a sido elegido alcalde de Anenecuilco, el peque√Īo pueblo donde hab√≠a nacido. Las plantaciones de ca√Īa de az√ļcar en el √°rea hab√≠an estado robando descaradamente tierras a la comunidad durante a√Īos, y Zapata lo detuvo. Mostr√≥ los t√≠tulos de propiedad al gobernador del estado, quien balbuce√≥. Zapata tom√≥ las cosas en sus propias manos, acorralando a los campesinos armados y retomando con fuerza la tierra en cuesti√≥n. La gente de Morelos estaba m√°s que dispuesta a unirse a √©l: despu√©s de d√©cadas de peonaje por deudas (una especie de esclavitud apenas velada en la que los salarios no se ajustan a las deudas contra√≠das en la "tienda de la empresa") en las plantaciones, ten√≠an hambre de sangre.

Un desesperado presidente Porfirio D√≠az , pensando que podr√≠a lidiar con Zapata m√°s tarde, exigi√≥ que los terratenientes devolvieran toda la tierra robada. Esperaba aplacar a Zapata el tiempo suficiente para poder lidiar con Madero. El regreso de la tierra convirti√≥ a Zapata en un h√©roe. Envalentonado por su √©xito, comenz√≥ a luchar por otros pueblos que tambi√©n hab√≠an sido v√≠ctimas de los compinches de D√≠az. Hacia fines de 1910 y principios de 1911, la fama y la reputaci√≥n de Zapata crecieron. Los campesinos acudieron en masa para unirse a √©l y atac√≥ plantaciones y peque√Īos pueblos en todo Morelos y, a veces, en estados vecinos.

 

El asedio de Cuautla

El 13 de mayo de 1911 lanzó su mayor ataque, lanzando 4.000 hombres armados con mosquetes y machetes contra la ciudad de Cuautla, donde los esperaban unos 400 efectivos federales bien armados y entrenados de la élite Quinta Unidad de Caballería. La Batalla de Cuautla fue un asunto brutal, se libró en las calles durante seis días. El 19 de mayo, los maltrechos restos de la Quinta Caballería se retiraron y Zapata obtuvo una gran victoria. La Batalla de Cuautla hizo famoso a Zapata y anunció a todo México que sería un actor importante en la Revolución venidera.

Acosado por todos lados, el presidente Díaz se vio obligado a dimitir y huir. Salió de México a fines de mayo y el 7 de junio Francisco Madero ingresó triunfalmente a la Ciudad de México.

 

Zapata y Madero

Aunque hab√≠a apoyado a Madero contra D√≠az, Zapata desconfiaba del nuevo presidente de M√©xico. Madero se hab√≠a asegurado la cooperaci√≥n de Zapata con vagas promesas sobre la reforma agraria, el √ļnico tema que realmente le importaba a Zapata, pero una vez que asumi√≥ el cargo, se estanc√≥. Madero no fue un verdadero revolucionario, y Zapata eventualmente sinti√≥ que Madero no ten√≠a ning√ļn inter√©s real en la reforma agraria.

Decepcionado, Zapata volvió a salir al campo, esta vez para derribar a Madero, quien sintió que lo había traicionado. En noviembre de 1911, redactó su famoso Plan de Ayala , que declaró a Madero un traidor, nombró a Pascual Orozco jefe de la Revolución y trazó un plan para una verdadera reforma agraria. Madero envió al general Victoriano Huerta para controlar la situación, pero Zapata y sus hombres, luchando en su propio territorio, corrieron en círculos a su alrededor, ejecutando redadas a la velocidad del rayo en aldeas del estado de México a pocas millas de la Ciudad de México.

Mientras tanto, los enemigos de Madero se multiplicaban. En el norte, Pascual Orozco había vuelto a tomar las armas, irritado porque un ingrato Madero no le había otorgado un lucrativo puesto como gobernador después de la destitución de Díaz. Félix Díaz, sobrino del dictador, también se levantó en armas. En febrero de 1913 Huerta, quien había regresado a la Ciudad de México luego de su fallido intento de acorralar a Zapata, se volvió contra Madero, ordenándole arrestarlo y fusilarlo. Huerta luego se erigió en presidente. Zapata, que odiaba a Huerta tanto o más de lo que odiaba a Madero, prometió destituir al nuevo presidente.



Continuar Leyendo >

Articulos relacionados a la energia