¬ŅLas langostas sienten dolor?

¬ŅLas langostas sienten dolor?

El m√©todo tradicional para cocinar una¬† langosta ‚ÄĒhirvi√©ndola viva‚ÄĒ plantea la cuesti√≥n de si las langostas sienten dolor o no. Esta t√©cnica de cocci√≥n (y otras, como almacenar la langosta viva en hielo) se utiliza para mejorar la experiencia gastron√≥mica de los humanos. Las langostas se pudren muy r√°pidamente despu√©s de morir, y comer una langosta muerta aumenta el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos y reduce la calidad de su sabor. Sin embargo, si las langostas son capaces de sentir dolor, estos m√©todos de cocci√≥n plantean cuestiones √©ticas tanto para los chefs como para los que comen langosta.

Cómo los científicos miden el dolor

Hasta la década de 1980, los científicos y veterinarios estaban capacitados para ignorar el dolor animal, basándose en la creencia de que la capacidad de sentir dolor se asociaba solo con una conciencia superior.

Sin embargo, hoy en día, los científicos ven a los humanos como una especie de animal y aceptan en gran medida que muchas especies (tanto vertebrados como invertebrados ) son capaces de aprender y tener cierto nivel de autoconciencia. La ventaja evolutiva de sentir dolor para evitar lesiones hace que sea probable que otras especies, incluso aquellas con fisiología diferente a la  de los humanos, puedan tener sistemas análogos que les permitan sentir dolor.

Si abofetea a otra persona en la cara, puede medir su nivel de dolor por lo que hace o dice en respuesta. Es más difícil evaluar el dolor en otras especies porque no podemos comunicarnos tan fácilmente. Los científicos han desarrollado el siguiente conjunto de criterios para establecer una respuesta al dolor en animales no humanos:

  • Demostrar una respuesta fisiol√≥gica a un est√≠mulo negativo.
  • Tener un sistema nervioso y receptores sensoriales.
  • Tener receptores de opioides y mostrar una respuesta reducida a los est√≠mulos cuando se les administran anest√©sicos o analg√©sicos.
  • Demostrar aprendizaje de evitaci√≥n.
  • Mostrar comportamiento protector de √°reas lesionadas.
  • Elegir evitar un est√≠mulo nocivo en lugar de satisfacer alguna otra necesidad.
  • Poseer conciencia de s√≠ mismo o capacidad de pensar.
 

Si las langostas sienten dolor

Los científicos no están de acuerdo sobre si las langostas sienten dolor o no. Las langostas tienen un sistema periférico como los humanos, pero en lugar de un solo cerebro, poseen ganglios segmentados (grupo de nervios). Debido a estas diferencias, algunos investigadores argumentan que las langostas son demasiado diferentes a los vertebrados para sentir dolor y que su reacción a los estímulos negativos es simplemente un reflejo.

No obstante, las langostas y otros decápodos, como los cangrejos y los camarones, satisfacen todos los criterios de respuesta al dolor. Las langostas protegen sus heridas, aprenden a evitar situaciones peligrosas, poseen nociceptores (receptores para lesiones químicas, térmicas y físicas), poseen receptores de opioides, responden a los anestésicos y se cree que poseen cierto nivel de conciencia. Por estas razones, la mayoría de los científicos creen que herir una langosta (por ejemplo, almacenarla en hielo o hervirla viva) provoca dolor físico.

Debido a la creciente evidencia de que los  decápodos  pueden sentir dolor, ahora se está volviendo ilegal hervir langostas vivas o mantenerlas en hielo. Actualmente, hervir las langostas vivas es  ilegal en Suiza ,  Nueva Zelanda y la ciudad italiana de  Reggio Emilia . Incluso en lugares donde hervir langostas sigue siendo legal, muchos restaurantes optan por métodos más humanos, tanto para apaciguar la conciencia de los clientes como porque los chefs creen que el estrés afecta negativamente el sabor de la carne.

 

Una forma humana de cocinar una langosta

Si bien no podemos saber con certeza si las langostas sienten dolor o no, las investigaciones indican que es probable. Entonces, si quieres disfrutar de una cena de langosta, ¬Ņc√≥mo debes hacerlo? Las formas menos humanas de matar una langosta incluyen:

  • Coloc√°ndolo en agua dulce.
  • Ponerlo en agua hirviendo o ponerlo en agua que luego se lleva a ebullici√≥n.
  • Calentarlo en el microondas mientras est√° vivo.
  • Cortando sus extremidades o separando su t√≥rax del abdomen (porque su "cerebro" no est√° solo en su "cabeza").

Esto descarta la mayor√≠a de los m√©todos habituales de despiece y cocci√≥n. Apu√Īalar a una langosta en la cabeza tampoco es una buena opci√≥n, ya que no mata a la langosta ni la deja inconsciente.

La herramienta más humana para cocinar una langosta es el  CrustaStun . Este dispositivo electrocuta una langosta, dejándola inconsciente en menos de medio segundo o matándola en 5 a 10 segundos, después de lo cual se puede cortar o hervir. (Por el contrario, una langosta tarda unos 2 minutos en morir por inmersión en agua hirviendo).

Desafortunadamente, el CrustaStun es demasiado caro para que la mayoría de los restaurantes y la gente puedan pagarlo. Algunos restaurantes colocan una langosta en una bolsa de plástico y la colocan en el congelador por un par de horas, tiempo durante el cual el crustáceo pierde el conocimiento y muere. Si bien esta solución no es ideal, probablemente sea la opción más humana para matar una langosta (o cangrejo o camarón) antes de cocinarla y comerla.

 

Puntos clave

  • El sistema nervioso central de una langosta es muy diferente al de los humanos y otros vertebrados, por lo que algunos cient√≠ficos sugieren que no podemos decir definitivamente si las langostas sienten dolor o no.
  • Sin embargo, la mayor√≠a de los cient√≠ficos est√°n de acuerdo en que las langostas sienten dolor seg√ļn los siguientes criterios: poseer un sistema nervioso perif√©rico con receptores adecuados, reacci√≥n a los opioides, proteger las lesiones, aprender a evitar los est√≠mulos negativos y optar por evitar los est√≠mulos negativos en lugar de satisfacer otras necesidades.
  • Poner langostas en hielo o hervirlas vivas es ilegal en algunos lugares, como Suiza, Nueva Zelanda y Reggio Emilia.
  • La forma m√°s humana de matar una langosta es mediante la electrocuci√≥n con un dispositivo llamado CrustaStun.
 

Referencias seleccionadas

  • Barr, S., Laming, PR, Dick, JTA y Elwood, RW (2008). "¬ŅNocicepci√≥n o dolor en un crust√°ceo dec√°podo?". Comportamiento animal. 75 (3): 745‚Äď751.
  • Casares, FM, McElroy, A., Mantione, KJ, Baggermann, G., Zhu, W. y Stefano, GB (2005). "La langosta americana, Homarus americanus , contiene morfina que se acopla a la liberaci√≥n de √≥xido n√≠trico en sus tejidos nervioso e inmunol√≥gico: evidencia de neurotransmisores y se√Īalizaci√≥n hormonal".¬†Neuro Endocrinol. Lett .¬†26 : 89‚Äď97.
  • Crook, RJ, Dickson, K., Hanlon, RT y Walters, ET (2014). "La sensibilizaci√≥n nociceptiva reduce el riesgo de depredaci√≥n".¬†Biolog√≠a actual .¬†24 ¬†(10): 1121‚Äď1125.
  • Elwood, RW y Adams, L. (2015). "La descarga el√©ctrica provoca respuestas de estr√©s fisiol√≥gico en los cangrejos de la orilla, de acuerdo con la predicci√≥n del dolor".¬†Cartas de biolog√≠a .¬†11 ¬†(11): 20150800.
  • Gherardi, F. (2009). "Indicadores de comportamiento de dolor en crust√°ceos dec√°podos". Annali dell'Istituto Superiore di Sanit√† . 45 (4): 432‚Äď438.
  • Hanke, J., Willig, A., Yinon, U. y Jaros, PP (1997). "Receptores opioides delta y kappa en los ganglios del ped√ļnculo de un crust√°ceo".¬†Investigaci√≥n del cerebro .¬†744 ¬†(2): 279‚Äď284.
  • Maldonado, H. y Miralto, A. (1982). "Efecto de la morfina y la naloxona sobre una respuesta defensiva del camar√≥n mantis ( mantis Squilla )".¬†Revista de fisiolog√≠a comparada .¬†147 ¬†(4): 455‚Äď459.¬†
  • Price, TJ y Dussor, G. (2014). "Evoluci√≥n: la ventaja de la plasticidad del dolor 'desadaptativa'". Biolog√≠a actual. 24 (10): R384 ‚Äď R386.
  • Puri, S. y Faulkes, Z. (2015). " ¬ŅPueden los cangrejos de r√≠o soportar el calor? Procambarus clarkii muestran un comportamiento nociceptivo a los est√≠mulos de alta temperatura, pero no a los est√≠mulos de baja temperatura o qu√≠micos ". Biolog√≠a Abierto: BIO20149654.
  • Rollin, B. (1989).¬†El grito desatendido: conciencia animal, dolor animal y ciencia . Oxford University Press, p√°gs. Xii, 117-118, citado en Carbone 2004, p√°g. 150.
  • Sandeman, D. (1990). "Niveles estructurales y funcionales en la organizaci√≥n de cerebros de crust√°ceos dec√°podos".¬†Fronteras en neurobiolog√≠a de crust√°ceos . Birkh√§user Basel. p√°gs. 223-239.
  • Sherwin, CM (2001). "¬ŅPueden sufrir los invertebrados? O, ¬Ņqu√© tan robusto es el argumento por analog√≠a?".¬†Bienestar Animal (suplemento) .¬†10 : S103 ‚Äď S118.
  • Sneddon, LU, Elwood, RW, Adamo, SA y Leach, MC (2014). " Definici√≥n y evaluaci√≥n del dolor animal ". Comportamiento animal. 97: 201‚Äď212.


Continuar Leyendo >

Articulos relacionados a la energia